¿Qué es la diabetes Gestacional?

La Diabetes Gestacional se refiere a cualquier grado de intolerancia a la glucosa (azúcar en la sangre) que se inicia o se reconoce por primera vez durante el embarazo. Se pueden presentar diferentes problemas relacionados a la insulina, como incremento en la resistencia, disminución en la sensibilidad (las células necesitan más cantidad de insulina que una persona normal), o que la insulina que se secrete esté defectuosa.

¿Qué es la insulina?

La insulina es una hormona producida en las células β del páncreas y se puede definir como la llave que abre la puerta para que la glucosa entre a las células.

La glucosa es la fuente principal de energía para nuestro cuerpo y si no tenemos insulina, esta glucosa no puede entrar a las células y darnos energía, por lo que se no es absorbida y se queda en la sangre. Que la glucosa se quede en la sangre y no en la célula tiene consecuencias importantes en todos los órganos.

¿Quién tiene más riesgo de padecer Diabetes Gestacional?

  • Mujeres con obesidad (Indice de Masa Corporal > 30 kg/m2)

  • Mayores de 26 años

  • Antecedentes de Diabetes Mellitus en padres, tíos, hermanos.

  • Diagnóstico previo de síndrome de Ovario Poliquístico

  • Diabetes Gestacional en embarazos previos

  • Hipertensión arterial crónica

  • Preeclampsia en embarazos previos (Presión arterial alta)

  • Alteraciones en colesterol y/o triglicéridos previos al embarazo

  • Intolerancia a la glucosa

  • Antecedentes de bebés macrosómicos (>4Kg) o fetos malformados

  • Abortos anteriores

  • Multiparidad

¿Cómo sé que la tengo?

Es importante realizarse pruebas de glucosa plasmática en la primera visita prenatal.

Realizarse pruebas entre las 24-28 semanas de gestación: Curva de tolerancia oral a la glucosa de 75g en ayuno de 8 horas y se puede diagnosticar si cualquiera de las mediciones salen alteradas:

Glucosa en ayuno: ≥ 92 mg/dl

Glucosa después de 1 hora: ≥ 180 mg/dl

Glucosa después de 2 horas: ≥ 153 mg/dl

¿Qué debo hacer para cuidarme?

Para mantener el mejor control posible de la glucemia se recomienda:

Alimentación Correcta

  • Evitar el consumo de azúcares simples (dulces, refrescos, azúcar, miel, mermeladas, jugos, refrescos, etc.) y chocolate-864901_1920harinas refinadas (pasteles, pan dulce, pan blanco).

  • Aumentar el consumo de fibra, la cual se encuentra en cereales integrales, las verduras y algunas frutas crudas y con cáscara y leguminosas.

  • Al consumir frutas preferir comerlas crudas, enteras, picadas o a mordidas y no en jugos. Evitar el consumo de plátano, mango, mamey.

  • Cocinar con la menor cantidad de grasa posible, preferir aceites vegetales y evitar utilizar mantequilla, margarina, manteca y crema.

  • Preferir preparaciones asadas, a la plancha, hervido, al vapor y evitar fritos, empanizados, capeados o preparaciones con crema y queso.

  • Evitar ayunos prolongados, es importante establecer tiempos de comida y no saltarse ningún alimesalad-374173_1920nto.

Vida saludable (Actividad física)

  • Realizar ejercicio, por lo menos 45 minutos 3 veces por semana. Puede ser natación, caminata o ejercicios de piso (yoga, meditación, estiramientos), pero es muy importante que éste ejercicio se realice acompañada.

  • Además se recomienda hacer actividades recreativas y de ocio.

  • El ejercicio tiene muchos beneficios para el control de la glucosa en sangre y del peso, mejora la sensibilidad a la insulina, disminuye el estrés y la depresión, reduce el riesgo de desarrollar complicaciones.

Automonitoreo

  • Medir tu glucosa como el médico lo indique.

  • Llevar un diario de registro de las mediciones de glucosa.

  • Medir tu glucosa cada que te sientas mal o tengas síntomas de  glucosa alta (Hiperglucemia)o glucosa baja (Hipoglucemia).

  • Tratar de distinguir los síntomas propios del embarazo y los de una hipoglucemia, y en caso de no estar segura de cuál de estos se trata, mejor realizar una medición de glucosa.

Mide tu glucosa con un glucómetro.

Mide tu glucosa con un glucómetro.

Reducir Riesgos

  • Asistir a todas las consultas con el médico, nutrióloga, educadora en diabetes, etc.

  • Acudir a consulta con el médico por lo menos cada 2 semanas para monitorizar la concentración de glucosa, presión arterial y el bienestar fetal. A partir de la semana 32 de gestación se recomienda ir a consulta 1 vez a la semana.

  • Es importante conocer tus niveles de glucosa, colesterol, triglicéridos, presión arterial, ganancia de peso, etc. para detectar cualquier cambio a tiempo.

¿Qué pasa con mi bebé?

  • Hay riesgo de crecimiento excesivo y macrosomía (peso al nacer >4kg), por lo que podría también tener riesgo de trauma obstétrico o de cesárea.

  • En el momento en el que nace tiene riesgo de tener hipoglucemia (glucosa baja) neonatal.

  • Así mismo, el bebé tiene mayor riesgo de presentar obesidad, Diabetes mellitus tipo 2 y Enfermedades cardiovasculares durante la infancia y en la etapa de adulto joven.

Importancia de un buen control

Una alimentación adecuada, al igual que el ejercicio, puede ayudarte a mantener los niveles de glucosa lo más cercano posible a los niveles de una persona sin diabetes. También ayuda a tener menor riesgo de complicaciones en el parto, así como a una mejor calidad de vida tanto de la madre como del bebé.

Conviértete en una Fit Mommy y cambia el futuro de tu vida y la de tu bebé.mother-84628_1920