belly-2473_1920

El embarazo hace que una mujer suba en promedio y de forma saludable entre 8 y 12 kilos, pero el bebé solamente pesa en promedio 3.250 kg. La placenta pesa entre 500 y 800 gramos, y el líquido amniótico pesa entre 800 gramos a 1 kg. Después del parto habrás expulsado entre 4.5 y 5.5 kg. El resto va a continuar contigo un ratito, o más, si no te aplicas.

¿En dónde está todo ese peso que aún no se va?

En tu sangre, tienes entre 1 y 2 kg más, y poco a poco, se irán reduciendo. El útero, que normalmente pesa 50 gramos, crece hasta pesar un kilo, !eso es 10 veces su peso! y éste también irá volviendo a su tamaño poco a poco. Habrás retenido 1.5 kilos de agua extracelular. Tus mamas van a crecer entre 300 y 500 gramos, y de grasa habrás acumulado entre 1.5 a 2.5 kilos.

¿Bajar de peso en el embarazo?

Bajar de peso durante el embarazo no es saludable, es importante que si iniciaste tu embarazo con sobrepeso u obesidad tengas mucho cuidado a lo largo de tu embarazo para no subir demasiado de peso. El control de peso durante el embarazo lo es todo en cuanto a tu salud y a la de tu bebé.

¿Entonces… para bajar de peso?

Deberás esperar a tener fuera a tu bebé. Como puedes ver, casi todos esos kilos de más están en manos de tu regulación de hormonas y del paso del tiempo. Excepto esos kilos de grasa. Sin embargo, el embarazo está programado para acumular grasa, que servirá como reserva energética para la producción de leche tras el parto. Así que la forma más efectiva de bajar la grasa es amamantando a tu bebé.

¿Cuánta energía gastas en la producción de leche?

adelgazar-lactancia-261x300La producción de leche y amamantar un bebé diariamente requiere de alrededor de 500 calorías al día, mucho tiempo y esfuerzo. Esto no quiere decir que puedes consumir 500 calorías extras diarias, sino que más bien, tu cuerpo va a obtener parte de estas calorías de lo que hayas acumulado y guardado en forma de grasa en tu embarazo.

Es posible que el lactar te haga tener mucha más hambre y sed, por lo que es de suma importancia consumir calorías de buena calidad como verduras, frutas, cereales integrales, carnes magras y grasas vegetales y beber agua simple constantemente.

Complementa tu gasto energético de la lactancia con ejercicio

Comer e hidratarte adecuadamente en la lactancia ayudará a producir leche en cantidades suficientes, aunque no necesariamente te ayudará a bajar de peso. Para complementar la actividad de la lactancia, es importante que continúes haciendo ejercicio, al menos entre 3 y 5 veces por semana, aunque ya podrás hacerlo con más intensidad o por mayor tiempo que en el embarazo. Es posible que si sigues una dieta correcta, amamantas y haces ejercicio bajes aún más de lo que pesabas antes de embarazarte. ¡Estaría bien! ¿no?