Posts In:

dumb-bell-670061_1920

Síntomas de sobreentrenamiento

¿Cómo identificar cuando debes parar?

exercise-841167_1920

Escucha a tu cuerpo cuando te diga que debes parar.

Es muy común que gracias a los efectos benéficos del ejercicio en el embarazo muchas mujeres se excedan, pero recuerda que la moderación es la clave de todo y que exagerar el esfuerzo físico sí puede llevar a complicaciones maternas y/o fetales. Es importante que identifiques las señales que indican que debes parar la actividad física y acudir con tu médico hasta que indique que es seguro que te ejercites de nuevo.

Detente si presentas algo de lo siguiente:

  • Mareo o desmayo

  • Falta de aire

  • Palpitaciones irregulares o muy rápidas

  • Dolor en el pecho

  • Dificultad para caminar

  • Disminución del movimiento fetal

  • Sangrado vaginal

  • Contracciones uterinas

  • Salida de fluido vaginal

  • Dolor o hinchazón en las pantorrillas

En toda actividad física moderada hay un aumento de la frecuencia cardiaca y puede sentirse la ligera sensación de falta de aire. Identifica y diferencía cuando las respuestas de tu cuerpo no sean las normales para el ejercicio.

Te recomendamos hacer actividad física acompañada de alguien, no necesariamente que haga el ejercicio contigo pero que te observe, para que pueda ayudarte en caso de alguna complicación, en especial si tienes antecedentes.

No olvides que el embarazo está mucho más enfocado a mantenerte físicamente activa y fortalecer los músculos necesarios para el parto, pero no debes tomarlo como una etapa para aumentar drásticamente tus metas de ejercicio, para competir en deportes e implementar nuevos tiempos u objetivos. Después del embarazo podrás determinar ese tipo de metas y superarte en las actividades que más te gustan, pero por el momento no es tiempo de rebasar tus límites.

road-sign-63983_1920

mujer_bebe-1200x800La infertilidad es un tema que se presta para muchas interpretaciones y creencias falsas, mientras que la falta de información puede llevar a los padres a hacer cosas innecesarias o que incluso perjudiquen sus probabilidades de concebir.

Para comenzar a informarte, debes saber que la Organización Mundial de la Salud define la infertilidad como “una enfermedad del sistema reproductivo caracterizada por la imposibilidad de lograr un embarazo clínico después de 12 meses o más de relaciones sexuales frecuentes y sin protección.” Por lo que si llevas menos tiempo intentándolo sin éxito no necesariamente hay problemas de infertilidad en ti o tu pareja.

A continuación, te presentamos una lista de los mitos y rumores más comunes alrededor de este tema.

1.- La nutrición es importante en el embarazo, pero no influye en la fertilidad.

Falso. Se ha visto que las mujeres con obesidad (Indice de Masa Corporal igual o mayor a 30) tienen más dificultades para embarazarse, por lo que un estilo de vida saludable que incluye una buena nutrición y peso correcto influyen en la posibilidad de concebir. En este momento comenzar con ciertos suplementos de vitaminas, minerales, ácidos grasos, etc. también es conveniente. Recuerda que esta prescripción debe ser personalizada y aprobada por un profesional de la salud.

2.- La mayoría de las personas se embaraza muy fácilmente

caucasian-84418_1920Falso. Si tienes problemas para embarazarte no pienses que eres la única, ni mucho menos que tienes un problema sin solución. La realidad es que de un 15% a 20% de las parejas presentan dificultad para embarazarse, además que la probabilidad de embarazo por cada ciclo menstrual es únicamente del 20%. Sin embargo, recuerda acudir con algún profesional de la salud si tienes dudas, crees que algo en tu cuerpo no anda bien, o quieres realizarte pruebas.

3.-La infertilidad es un problema de la mujer

Falso: Uno de los peores mitos, ya que en un 40% de los casos la infertilidad es por algo relacionado con el hombre. Un 15% de las parejas que presentan infertilidad es por causas no conocidas (en donde ni la mujer ni el hombre parecen presentar ningún problema.)

4.- Ya tener hijos significa que no hay problemas de fertilidad

Falso. El hecho de haber logrado un embarazo exitoso en el pasado no significa que tiempo después el cuerpo de cualquiera de los dos siga estando en condiciones de procrear. En los hombres, la concentración de espermas en el semen disminuye considerablemente después de los 40 años. Las mujeres que continúan en edad fértil deben evaluar si al intentar un segundo embarazo tienen problemas de exceso de peso, estrés y emociones, enfermedades crónicas, enfermedades hormonales, etc.

5.- Fumo, pero no tengo que dejarlo hasta que me embarace

Falso. Como ya hemos visto, el estilo de vida completo influye en todos los aspectos de tu cuerpo, incluyendo la capacidad de embarazarse. Se ha visto que 13% de los diagnósticos de infertilidad en mujeres se deben a factores de tabaquismo. Incluso con una cantidad de 5 cigarros al día se relaciona con menores tasas de fertilidad en mujeres, y también en hombres.
Además, hay un efecto sinérgico con el alcohol, por lo que si combinas ambas sustancias de forma habitual podrían estar afectando de manera importante tu capacidad reproductiva.

6.- Los hombres no necesitan suplementos antes del embarazo

Falso. Los hombres son seres humanos y todo lo que consuman (o no) se refleja en su salud general y reproductiva. Los hombres necesitan suficientes cantidades de nutrimentos como zinc, coenzima Q10, antioxivitamins-26622_1280dantes y proteínas para que la cantidad, calidad y concentración espermática sea la óptima para la concepción. Un suplemento prescrito por un profesional de la salud podría ser de gran ayuda para que la pareja logre un embarazo.

7.- Tener más sexo aumenta las probabilidades de embarazo

No necesariamente. Se sabe que tener sexo todos los días sólo aumenta ligeramente la posibilidad de embarazo comparado con tener sexo cada tercer día, según un estudio en la revista New England Journal of Medicine. Además, la concentración de esperma es independiente a este factor y no aumenta durante el sexo diario. En términos generales se recomienda tener sexo 1 o 2 veces durante la ovulación.

8.-No importa si consumo cafeína

Falso. Puede que importe, pero realmente los estudios más concluyentes son en animales, en donde se demuestra que consumir cafeína disminuye el movimiento muscular de las trompas de Falopio que empujan el óvulo al útero para que se implante.
Esto podría explicar porque las mujeres que son consumidoras frecuentes de cafeína suelen tener más dificultades para embarazarse. En esta situación sólo se han visto efectos negativos en mujeres y no en hombres. Se sabe que el rango seguro es de 300mg al día o menos en mujeres, que equivale a 2 tazas de bebidas con cafeína al día, pero lo cierto es que el efecto de la cafeína, en todos los niveles, es considerablemente diferente en todos los seres humanos. Por lo tanto, es posible que afecte a unas mujeres y a otras no.

Recuerdcoffee-1611779_1280a que no sólo el café tiene cafeína, también el té verde, té negro, té rojo, té blanco, chocolate, refrescos de cola, bebidas energéticas, etc. son fuentes de cafeína.

Si tienes cualquier otra duda sobre factores de tu estilo de vida que pudieran intervenir en la fertilidad no dudes en acercarte a los expertos en salud.

headaches-1454330_1280

vomito-sangre

¿Por qué es tan alto el porcentaje de mujeres con nauseas?

Se ha visto que tener nauseas es algo bueno, estudios mencionan que las mujeres que padecieron nauseas en su embarazo tienen menor riesgo de perder al bebé, esto en mujeres de 30 años o mayores.

¿Por qué dan nauseas en el embarazo?

No se sabe el origen real de las nauseas, parece ser que las nauseas son provocados por una hormona que aumenta durante el embarazo, llamada Hormona Gonadotropina Coriónica (En tus estudios de confirmación de embarazo seguramente la habrás visto como hCG.) Sin embargo la información con la que cuenta la ciencia por el momento no es 100% clara.
También podría estar influenciada por el aumento de estrógenos, estrés y cansancio que son síntomas que comúnmente aparecen por el embarazo, así como antecedentes de un estómago sensible.

¿Entonces, debo preocuparme si no tengo nauseas?

No, es normal, algunas mujeres tienen menos sensibilidad al aumento de las hormonas así que no debes preocuparte.

¿Cuándo empiezan las nauseas?

En promedio las nauseas pueden empezar entre la semana 4 y 8 del embarazo y deben ir cediendo entre la semana 13 y 14, como ves no es tanto tiempo. Algunas mujeres se han referido a las nauseas como náuseas matutinas, sin embargo se ha visto que hay mayor posibilidad de tener náuseas en cualquier momento del día, no solo por las mañanas.

¿Quiénes son más propensas a nauseas?

– Mujeres con historial de náuseas en embarazos previos.
– Mujeres con historial de náuseas con uso de anticonceptivos.
– Mujeres que se marean fácilmente en el auto o juegos mecánicos.
– Mujeres con un IMC >30 (de obesidad).
– Embarazo múltiple (gemelos o trillizos)
– Estrés
– El primer embarazo

¿Qué puedo hacer para evitarlas?

Existen varios remedios caseros que puedes procurar una vez hayas recibido la noticia que serás mamá. La mayoría son lógicos:

  • Procura estar en lugares ventilados o con un ventilador, carga contigo siempre un abanico.

  • Evita alimentos o aromas que te desencadenen las náuseas.

  • Si tus nauseas son matutinas, por las noches, coloca un par de galletas saladas junto a tu buró, de esta forma al despertar tendrás un poco de energía y no te sentirás tan mal.

  • Levántate lentamente de tu cama.

  • Bebe agua simple entre comidas, evita comer y beber al mismo tiempo.

  • Come alimentos “secos” como arroz integral, pan tostado, verduras al vapor, en lugar de aderezos cremosos o comida muy densa o grasosa.

  • Descansa, cada vez que te sientas abrumada o cansada, respira y recuéstate.

  • Chupa hielo, la sensación de frío parece calmar las nauseas.

  • Bebe agua con limón o jengibre, a algunas mujeres les ha funcionado, no se ha comprobado su beneficio de forma científica, pero no pierdes nada.

  • El exceso de hierro puede ocasionar náuseas si estás tomando vitaminas prenatales platícalo con tu médico.

  • La suplementación con vitamina B6 se ha comprobado beneficiosa en la reducción de nauseas.

  • ¿Has hecho de todo y aún tienes nauseas?

La nausea y vómito pueden continuar aún si sigues las recomendaciones anteriores, es posible que tu ginecólogo te recete antieméticos de uso seguro para el embarazo.

¿Cuándo es considerado anormal?

Está al pendiente de tu cuerpo:

  • Si el color de tu orina es muy oscuro.

  • Si todo lo que comes o bebes lo vomitas y no has podido comer nada o tomar nada en 24 horas.

  • Sensación de cansancio, fatiga o mareo cuando te levantas o te sientas.

  • Dolor abdominal

  • Temperatura corporal alta.

  • Vomitas sangre

Existen dos condiciones extremas y raras, en las que la nausea y el vómito no ceden y deberás contactar a tu médico. Éstas son:

  1. Hiperemesis gravídica: es cuando la nausea siempre va acompañada de vómito difícil de contener y controlar. Sucede durante mucho tiempo y a cualquier hora del día, lo que ocasiona que la madre evite alimentarse por miedo a vomitar o si se alimenta al poco tiempo vomita. El efecto de este padecimiento es que no se pueden absorber nutrimentos ni líquido correctamente, poniendo en riesgo a la madre y al bebé. Llega a ser tan severo que el tratamiento requiere hospitalización.

  2. Embarazo molar: ocurre cuando hay un desarrollo anormal celular de tejidos del feto.

  3. Infección de vías urinarias: pueden llegar a ocasionar nauseas o vómito y pasarse a riñones. Es importante tratarla a tiempo. Bebe agua simple constantemente y revisa tu orina. Si en 24 horas continúas con vómito o dolor contacta a tu médico.

Biblografía:
Beckmann, C., Ling, F. W., Barzanksy, B. M., Herbert, W., Laube, D. W., & Smith, R. P., Obstetrics and Gynecology (6th ed.). Baltimore, MD: Lippincott Williams & Wilkins.
Clinic, Mayo, Guide To A Healthy Pregnancy. New York, NY: HarperCollins Publishers Inc.

chocolate-864901_1920

¿Qué es la diabetes Gestacional?

La Diabetes Gestacional se refiere a cualquier grado de intolerancia a la glucosa (azúcar en la sangre) que se inicia o se reconoce por primera vez durante el embarazo. Se pueden presentar diferentes problemas relacionados a la insulina, como incremento en la resistencia, disminución en la sensibilidad (las células necesitan más cantidad de insulina que una persona normal), o que la insulina que se secrete esté defectuosa.

¿Qué es la insulina?

La insulina es una hormona producida en las células β del páncreas y se puede definir como la llave que abre la puerta para que la glucosa entre a las células.

La glucosa es la fuente principal de energía para nuestro cuerpo y si no tenemos insulina, esta glucosa no puede entrar a las células y darnos energía, por lo que se no es absorbida y se queda en la sangre. Que la glucosa se quede en la sangre y no en la célula tiene consecuencias importantes en todos los órganos.

¿Quién tiene más riesgo de padecer Diabetes Gestacional?

  • Mujeres con obesidad (Indice de Masa Corporal > 30 kg/m2)

  • Mayores de 26 años

  • Antecedentes de Diabetes Mellitus en padres, tíos, hermanos.

  • Diagnóstico previo de síndrome de Ovario Poliquístico

  • Diabetes Gestacional en embarazos previos

  • Hipertensión arterial crónica

  • Preeclampsia en embarazos previos (Presión arterial alta)

  • Alteraciones en colesterol y/o triglicéridos previos al embarazo

  • Intolerancia a la glucosa

  • Antecedentes de bebés macrosómicos (>4Kg) o fetos malformados

  • Abortos anteriores

  • Multiparidad

¿Cómo sé que la tengo?

Es importante realizarse pruebas de glucosa plasmática en la primera visita prenatal.

Realizarse pruebas entre las 24-28 semanas de gestación: Curva de tolerancia oral a la glucosa de 75g en ayuno de 8 horas y se puede diagnosticar si cualquiera de las mediciones salen alteradas:

Glucosa en ayuno: ≥ 92 mg/dl

Glucosa después de 1 hora: ≥ 180 mg/dl

Glucosa después de 2 horas: ≥ 153 mg/dl

¿Qué debo hacer para cuidarme?

Para mantener el mejor control posible de la glucemia se recomienda:

Alimentación Correcta

  • Evitar el consumo de azúcares simples (dulces, refrescos, azúcar, miel, mermeladas, jugos, refrescos, etc.) y chocolate-864901_1920harinas refinadas (pasteles, pan dulce, pan blanco).

  • Aumentar el consumo de fibra, la cual se encuentra en cereales integrales, las verduras y algunas frutas crudas y con cáscara y leguminosas.

  • Al consumir frutas preferir comerlas crudas, enteras, picadas o a mordidas y no en jugos. Evitar el consumo de plátano, mango, mamey.

  • Cocinar con la menor cantidad de grasa posible, preferir aceites vegetales y evitar utilizar mantequilla, margarina, manteca y crema.

  • Preferir preparaciones asadas, a la plancha, hervido, al vapor y evitar fritos, empanizados, capeados o preparaciones con crema y queso.

  • Evitar ayunos prolongados, es importante establecer tiempos de comida y no saltarse ningún alimesalad-374173_1920nto.

Vida saludable (Actividad física)

  • Realizar ejercicio, por lo menos 45 minutos 3 veces por semana. Puede ser natación, caminata o ejercicios de piso (yoga, meditación, estiramientos), pero es muy importante que éste ejercicio se realice acompañada.

  • Además se recomienda hacer actividades recreativas y de ocio.

  • El ejercicio tiene muchos beneficios para el control de la glucosa en sangre y del peso, mejora la sensibilidad a la insulina, disminuye el estrés y la depresión, reduce el riesgo de desarrollar complicaciones.

Automonitoreo

  • Medir tu glucosa como el médico lo indique.

  • Llevar un diario de registro de las mediciones de glucosa.

  • Medir tu glucosa cada que te sientas mal o tengas síntomas de  glucosa alta (Hiperglucemia)o glucosa baja (Hipoglucemia).

  • Tratar de distinguir los síntomas propios del embarazo y los de una hipoglucemia, y en caso de no estar segura de cuál de estos se trata, mejor realizar una medición de glucosa.

Mide tu glucosa con un glucómetro.

Mide tu glucosa con un glucómetro.

Reducir Riesgos

  • Asistir a todas las consultas con el médico, nutrióloga, educadora en diabetes, etc.

  • Acudir a consulta con el médico por lo menos cada 2 semanas para monitorizar la concentración de glucosa, presión arterial y el bienestar fetal. A partir de la semana 32 de gestación se recomienda ir a consulta 1 vez a la semana.

  • Es importante conocer tus niveles de glucosa, colesterol, triglicéridos, presión arterial, ganancia de peso, etc. para detectar cualquier cambio a tiempo.

¿Qué pasa con mi bebé?

  • Hay riesgo de crecimiento excesivo y macrosomía (peso al nacer >4kg), por lo que podría también tener riesgo de trauma obstétrico o de cesárea.

  • En el momento en el que nace tiene riesgo de tener hipoglucemia (glucosa baja) neonatal.

  • Así mismo, el bebé tiene mayor riesgo de presentar obesidad, Diabetes mellitus tipo 2 y Enfermedades cardiovasculares durante la infancia y en la etapa de adulto joven.

Importancia de un buen control

Una alimentación adecuada, al igual que el ejercicio, puede ayudarte a mantener los niveles de glucosa lo más cercano posible a los niveles de una persona sin diabetes. También ayuda a tener menor riesgo de complicaciones en el parto, así como a una mejor calidad de vida tanto de la madre como del bebé.

Conviértete en una Fit Mommy y cambia el futuro de tu vida y la de tu bebé.mother-84628_1920

checker-1648337_1280

Un maratón es una larga carrera, los últimos kilómetros son los más pesados, los más difíciles y los más cansados… pero al llegar a la meta, es lo más satisfactorio. Tu cuerpo y tu mente lo han logrado. Más o menos así es el embarazo, los últimos kilómetros son el momento del parto y una vez que termines estarás impresionada por todo lo que tu cuerpo ha logrado.

Es posible que no estés tan consciente de todo lo que le sucede a tu cuerpo en esta etapa, son muchos cambios la mayoría pasan desapercibidos.

Cambian tus hormonas, cambia la composición y volumen de tu sangre, cambia tu postura, cambia la forma y posición de tus órganos, tu útero crece, tus pechos crecen, el cervix baja, el diafragma sube, las costillas se abren aumentando la circunferencia torácica, las articulaciones y cartílagos se vuelven más flexibles, la pared vaginal se engrosa, tus pulmones funcionan más, tus riñones filtran y limpian más sangre, el corazón debe de latir más y más fuerte, la vejiga se comprime por lo que tienes que ir con frecuencia a orinar, retienes líquidos, los músculos se estiran cada vez más… ¡Por supuesto que es cansado!

Justo todo esto te estará preparando durante 9 meses para la última fase, el parto. Tu puedes ayudarle a tu cuerpo a que todo el embarazo y, sobretodo esos últimos kilómetros de la carrera, sean más fáciles.

baby-22079_1920

El ejercicio tiene efectos similares a los del embarazo, por ejemplo cuando una persona hace ejercicio su corazón late más rápido y más fuerte para poder transportar nutrientes a cada célula del cuerpo de forma efectiva. Una persona que hace ejercicio transporta mucho mejor el oxígeno de sus pulmones a todos sus tejidos. Las articulaciones en una persona que se ejercita son más flexibles, como las de una embarazada, pero en la persona que se ejercita también son fuertes. Las embarazadas pueden llegar a lastimarse fácilmente si no se ejercitan. Una persona que hace ejercicio, regula su temperatura fácilmente, habilidad que te gustará desarrollar para el embarazo y el parto.

El ejercicio te pone de buenas, te relaja, te hace dormir mejor, cosas que serán un poco complicadas conforme avanza tu embarazo y sobretodo cuando nazca tu bebé. También mejora tu postura, lo que provocará que presentes menor dolor de espalda, piernas o cadera. El ejercicio mejora tu circulación, así que tendrás menos calambres, menos várices, menos sensación de adormecimiento de extremidades. El ejercicio mejora tu concentración, algo que te servirá mucho al momento del parto y después una vez que tengas a tu bebé en tus brazos.

Por otro lado, el ejercicio mejora el umbral del dolor, ¿has escuchado “si no duele no sirve”?, el ejercicio y estar expuesto al estrés de cada movimiento y la sensación de dolor van disminuyendo, pues existe adaptación. Esto será increíblemente útil en el parto.

En un parto participan dos, tú y tu bebé. Si tú estás entrenada y tu bebé también, ambos tendrán la condición física apropiada para superar esta última fase de la carrera juntos.choose-the-right-direction-1536336_1920u

spoon-840039_1920

belly-2473_1920

El embarazo hace que una mujer suba en promedio y de forma saludable entre 8 y 12 kilos, pero el bebé solamente pesa en promedio 3.250 kg. La placenta pesa entre 500 y 800 gramos, y el líquido amniótico pesa entre 800 gramos a 1 kg. Después del parto habrás expulsado entre 4.5 y 5.5 kg. El resto va a continuar contigo un ratito, o más, si no te aplicas.

¿En dónde está todo ese peso que aún no se va?

En tu sangre, tienes entre 1 y 2 kg más, y poco a poco, se irán reduciendo. El útero, que normalmente pesa 50 gramos, crece hasta pesar un kilo, !eso es 10 veces su peso! y éste también irá volviendo a su tamaño poco a poco. Habrás retenido 1.5 kilos de agua extracelular. Tus mamas van a crecer entre 300 y 500 gramos, y de grasa habrás acumulado entre 1.5 a 2.5 kilos.

¿Bajar de peso en el embarazo?

Bajar de peso durante el embarazo no es saludable, es importante que si iniciaste tu embarazo con sobrepeso u obesidad tengas mucho cuidado a lo largo de tu embarazo para no subir demasiado de peso. El control de peso durante el embarazo lo es todo en cuanto a tu salud y a la de tu bebé.

¿Entonces… para bajar de peso?

Deberás esperar a tener fuera a tu bebé. Como puedes ver, casi todos esos kilos de más están en manos de tu regulación de hormonas y del paso del tiempo. Excepto esos kilos de grasa. Sin embargo, el embarazo está programado para acumular grasa, que servirá como reserva energética para la producción de leche tras el parto. Así que la forma más efectiva de bajar la grasa es amamantando a tu bebé.

¿Cuánta energía gastas en la producción de leche?

adelgazar-lactancia-261x300La producción de leche y amamantar un bebé diariamente requiere de alrededor de 500 calorías al día, mucho tiempo y esfuerzo. Esto no quiere decir que puedes consumir 500 calorías extras diarias, sino que más bien, tu cuerpo va a obtener parte de estas calorías de lo que hayas acumulado y guardado en forma de grasa en tu embarazo.

Es posible que el lactar te haga tener mucha más hambre y sed, por lo que es de suma importancia consumir calorías de buena calidad como verduras, frutas, cereales integrales, carnes magras y grasas vegetales y beber agua simple constantemente.

Complementa tu gasto energético de la lactancia con ejercicio

Comer e hidratarte adecuadamente en la lactancia ayudará a producir leche en cantidades suficientes, aunque no necesariamente te ayudará a bajar de peso. Para complementar la actividad de la lactancia, es importante que continúes haciendo ejercicio, al menos entre 3 y 5 veces por semana, aunque ya podrás hacerlo con más intensidad o por mayor tiempo que en el embarazo. Es posible que si sigues una dieta correcta, amamantas y haces ejercicio bajes aún más de lo que pesabas antes de embarazarte. ¡Estaría bien! ¿no?

brain-998993_1280

fun-663196_1920

Entendemos que es inevitable cuidar a los tuyos, y aunque sea de manera inconsciente siempre estás buscando lo mejor para ellos, pero… ¿y tú? Es muy fácil pasarte a segundo término sin pensar en las consecuencias que puede haber tiempo después.

Es aquí donde hay que entender que, si no estás bien tú, no podrás estar bien para ellos por mucho tiempo. La clave es el equilibrio en el que toda la familia goza de salud (sí, incluida tú) y ese bienestar general hará que puedas dar el 100%. Deja que lo que ellos hacen por ti te mueva a ser la versión más saludable de ti.

¿Cuál es tu razón principal para cuidarte?  Ya sea sentirte con más energía para jugar con tus hijos, estar saludable para tener otro bebé y que la familia crezca, enfermarte menos, o simplemente enseñarles lo sano de la vida para fomentar hábitos saludables en todos; enfócate en encontrar inspiración y motivación en cada pequeña cosa por la que disfruta ser mamá.

Deja que ellos sean tu inspiración, no tu pretexto.

Cuéntanos…¿Cómo encuentras inspiración?brothers-457234_1920

Probióticos & embarazo

14 julio, 2016
pills-1173653_1920

De un tiempo para acá la fama de los probióticos ha aumentado y probablemente tengas dudas acerca de su consumo en el embarazo, o tal vez ya los consumes, pero no tienes del todo claro por qué te los recetó el doctor.

Empecemos por el principio, que es conocer la flora intestinal. La flora intestinal está compuesta por 100 mil millones de bacterias, de muchos tipos y cepas, que actúan defendiéndonos de enfermedades y ayudando a nuestro estado de nutrición, ya que además se encargan de absorber en mayor cantidad algunos nutrimentos y fabrican vitaminas y aminoácidos. El estado de salud de la flora intestinal (también llamada microbiota) refleja directamente el estado de salud del ser humano en el que habitan. Por ejemplo, se ha visto que las personas con obesidad y/o diabetes tienen menor variedad de bacterias, siendo la mayoría de las menos benéficas y con menos cantidad de las que han demostrado beneficios, comparado con personas sanas.

 

anatomy-160524_1280

Alterar la microbiota repercute directamente en la salud dela persona, para bien o para mal. La microbiota cambia dependiendo lo que comas, lo que tomes, qué edad tengas, si te enfermas y si estás embarazada o no. El consumo de probióticos también está involucrado, y es una manera positiva de cambiar la microbiota.

¿Qué son?

Los probióticos son bacterias vivas, en estado latente, que se instalan y reproducen en el intestino grueso, se alimentan de los desechos de tu dieta, y pueden mejorar tu salud. A pesar de que sus principales funciones son en el sistema digestivo e inmune, (las bacterias buenas atacan a las malas) previniendo infecciones y alergias, también influyen metabólicamente en otros problemas de salud como obesidad, diabetes, y hasta problemas hepáticos y dermatológicos.

Los más comunes y los más estudiados son los lactobacilos y las bifidobacterias, aunque la cantidad de tipos es enorme. Los puedes encontrar naturalmente en algunos productos como el yogurt, el jocoque, o alimentos lácteos fermentados, sin embargo, muchas veces no contienen la cantidad suficiente, esto es porque muchos microorganismos mueren con ebiology-41519_1280l ácido del estómago y la cantidad que llega al colon es mínima. Por esta razón, tomar suplementos es una buena idea.

Los beneficios gastrointestinales son más que claros, ayudan en casos  de diarrea, síndrome de intestino irritable, gastritis infecciosa y colitis. Sin embargo, en el embarazo aportan beneficios más allá de esto.

Para ti

La suplementación con probióticos reduce significativamente la cantidad de casos de diabetes gestacional, en especial si se toman desde el primer trimestre. También son muy útiles para prevenir y/o tratar las infecciones vaginales.

Volviendo al tracto digestivo, son excelente opción para prevenir el estreñimiento o constipaccereal-898073_1920ión tan común en esta etapa. Te recomendamos el consumo de trigo, cebolla, plátano, miel orgánica, ajo y puerro, que naturalmente aportan un tipo de fibra benéfica para las bacterias aumentando la absorción de calcio, disminuyendo el estreñimiento y reduciendo colesterol y triglicéridos en la sangre.

Lo importante aquí es que son totalmente seguros, a través de numerosos estudios nunca se ha visto un caso de complicaciones (ni en mujeres, ni en bebés) y no hay riesgo de que se adelante la fecha de parto.

No hay estudios concluyentes acerca de si pueden evitar el aborto espontáneo o muerte intrauterina.

Para el bebé

Eso no es todo, mientras tomas probióticos embarazada estás haciendo un bien a tu bebé, ya que los hijos de las madres que fueron suplementadas con probióticos tienen menor riesgo de sobrepeso y obesidad, y también previene una complicación llamada enterocolitis necrotizante (el tejido del colon empieza a morir por falta de flujo sanguíneo), esto en lactantes prematuros.

Durante el parto natural el bebé se expone a toda la microbiota vaginal e intestinal de tu cuerpo, y después otros microbios del medio ambiente lo empiezan a colonizar. Esta es una buena razón para querer tener una flora bacteriana saludable, ya que serán las primeras bacterias con las que tenga contacto tu bebé y esto le ayudará a formar un mejor sistema inmune.

¿Qué pasa en la lactancia?

Su uso en esta etapa también es seguro, no intervienen de ningún modo con el sabor, cantidad o calidad de la leche, ya que no se absorben en la sangre, sólo se quedan en tu intestino. No hay casos de ningún efecto adverso para ti o para tu bebé, por lo que puedes consumir un suplemento si presentas algún tipo de inflamación estomacal y para mejorar tus defensas.

Además, si querías otra razón por la cual amamantar, los oligosacáridos de tu leche (un tipo de azúcar) promueven el crecimiento de las bacterias buenas en el intestino de tu bebé.

Recuerda preguntar a un profesional de la salud que tipo de probióticos son más convenientes para ti, ya que varía la cantidad y tipo de bacteria que contienen.

Bibliografía:

Elias, Jackie, Bozzo, Pina, and Einarson, Adrienne, “Are probiotics safe for use during pregnancy and lactation? National Library of Medicine, National Institute of Health http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3056676/

http://americanpregnancy.org/

Guarner F, et al. Probióticos y Prebióticos. Guías prácticas de la OMGE. World Gastroenterology Organisation, Mayo 2008.

baby-925055_1280

large7

Un entrenamiento moderado e individualizado, como Fit Mommy, mejora la salud de la mamá y tiene un efecto positivo en su bienestar. Como has podido leer en nuestra página (y seguramente en otras también), el ejercicio tiene muchos beneficios, entre ellos:

  1. Mejora la condición física general (más resistencia, menos cansancio).

  2. Disminuye niveles de colesterol y triglicéridos.

  3. Aumenta la respuesta de la insulina, (previene la diabetes gestacional).

  4. Da una sensación de una mejor relación con tu bebé.

  5. Previene la depresión postparto.

  6. Ayuda a recuperar tu peso previo al embarazo.

En resumen, el ejercicio es muy bueno.

Por otro lado, tenemos la lactancia materna, una actividad que no solamente formará un lazo muy fuerte entre los dos. La leche materna es el alimento por excelencia para todo bebé, tiene una cantidad apropiada de hidratos de carbono, proteínas y grasas, muchas vitaminas, minerales y omegas. La leche materna, no solo es el mejor alimento por su calidad nutricional, sino que tiene biocomponentes como factores inmunológicos que lo protegen de enfermedades, enzimas digestivas que lo ayudan a absorber mejor los nutrimentos (pues su sistema digestivo aún no termina de desarrollarse), agentes antimicrobianos y antibióticos (contra los hongos) que lo mantendrán protegido los primeros meses de vida.

Asimismo, la producción de leche y amamantar produce un gasto energético de alrededor de 500 calorías al día, así que amamantar es una de las mejores actividades para recuperar tu peso previo al embarazo.

Como puedes ver, la lactancia materna es lo mejor.

breastfeeding-1570695_1920

¿Qué pasa si combinamos estas dos increíbles actividades?

Existen muchos mitos alrededor del ejercicio y la lactancia materna, pero como eres una Fit Mommy, queremos mantenerte bien informada.

Mito #1: El ejercicio afecta la producción de leche y su contenido.

Falso. Existen estudios que comprueban que no existe diferencia en la cantidad de leche producida así como en la composición nutrimental de la leche, por lo mismo tu bebé crecerá correctamente. De hecho, algunos estudios muestran un ligero aumento en producción de leche en mamás que se ejercitan regularmente.

Mito #2 El ejercicio afecta los agentes inmunológicos de la leche.

Falso. No existen tantos estudios como nos gustaría para poder comprobarlo. Sin embargo, los estudios existentes comprueban que no existe diferencia entre la cantidad de factores inmunológicos en el contenido de la leche en mamás que realizan ejercicio moderado. Mamás que realizan ejercicio intenso disminuyen los niveles de una inmunoglobulina (IgA) en su leche pero a corto plazo (durante 10 a 30 minutos después del entranamiento), posteriormente vuelve a la normalidad así que es muy probable que no afecte significativamente.

Mito #3 El ácido láctico aumenta en la leche materna en mujeres que se ejercitan.

Falso. Diversos estudios científicos no han podido comprobar  un aumento significativo en el ácido láctico después de un entrenamiento de intensidad moderada. El ácido láctico aumenta ligeramente en mujeres que se ejercitan a una intensidad elevada, casi hasta el agotamiento. Este aumento de ácido láctico en la leche materna dura alrededor de 90 minutos después de realizar la actividad y podría llegar a alterar el sabor y por lo tanto en algunos casos, su aceptación.

Mito #4 El sabor de la leche cambia por el ácido láctico después de entrenar.

Falso. La mayoría de los estudios no muestran diferencia de aceptación de la leche incluso en mamás que se ejercitan en intensidades elevadas.

Hubo un estudio hace varios años (1992) en el que la reacción de varios bebés ante la leche materna tras un entrenamiento de alta intensidad fue de rechazo, sin embargo el estudio no se considera importante pues la leche se les dio a los bebés con goteros, algo totalmente desconocido para ellos. Las mamás de los bebés dijeron que no existía rechazo si se amamanta. Estudios más recientes justo comprueban que no existen cambios en la aceptación del seno, ni siquiera en mamás que se ejercitan de forma exhaustiva.

La recomendación sería, que si vas a realizar actividad física intensa, después de ejercitarte limpies tus senos (que podrían tener un sabor salado por el sudor) e intentes amamantarlo. Si has notado que tu bebé rechaza la leche después de entrenar; amamanta a tu bebé previo al entrenamiento, y ten algunos biberones refrigerados con tu leche para poder alimentarlo en ese periodo de tiempo posterior a tu entrenamiento.

Recomendaciones para amamantar y hacer ejercicio.exercise-1581583_1920

  1. Amamanta antes de hacer ejercicio, evitas dolor por exceso de peso y también escurrimiento de leche.

  2. Usa top deportivo, asegúrate que sea la talla adecuada. Si notas que aún así tienes incomodidad para saltar o correr, usa top doble o venda tus senos.

  3. Limpia tus senos después de hacer ejercicio, el sudor y los minerales combinados con algún escurrimiento de leche pueden ser un foco infeccioso para ti y tu bebé.

  4. Es posible que los ejercicios de pesas en brazos tapen algunos conductos mamarios y sientas tus senos muy congestionados, de ser así deja estos ejercicios o reduce el peso hasta que se desinflamen.

  5. El ejercicio deshidrata, y la producción de leche requiere de agua, siempre antes de hacer ejercicio hidrátate, bebe agua al menos cada 15 minutos durante tu entrenamiento y al finalizar el mismo.

Referencias:

  • Lovelady CA, Lonnerdal B, Dewey KG. Lactation performance of exercising women.Am J Clin Nutr. 1990 Jul;52(1):103-9.

  • Daley AJ, et al. Maternal Exercise and Growth in Breastfed Infants: A Meta-Analysis of Randomised Controlled Trials.

  • Pediatrics 2012. doi: 10.1542/peds.2011-2485. Published online June 18, 2012.

  • Lovelady CA, Garner KE, Moreno KL, Williams JP. The effect of weight loss in overweight, lactating women on the growth of their infants. N Engl J Med. 2000 Feb 17;342(7):449-53.

  • Lovelady CA, Nommsen-Rivers LA, McCrory MA, Dewey KG. Effects of exercise on plasma lipids and metabolism of lactating women. Med Sci Sports Exerc. 1995 Jan;27(1):22-8.

sperm-956481_1920

 

Paso por Peso ¿Qué es lo que pasa?

Tus ovarios y tus adipocitos (células de grasa) regulan el estrógeno. El estrógeno es una hormona encargada de regular el ciclo menstrual, del apetito sexual, distribuye la grasa corporal, tu estado de ánimo, ayuda a la formación de colágeno, actúa en el metabolismo del mantenimiento de los huesos…

A nivel del ciclo menstrual, los estrógenos se encargan de la maduración de un folículo para que pueda ser liberado (y con suerte y esfuerzo sea eventualmente fertilizado) y activan cambios en el cervix para permitir la entrada de los espermatozoides. Esto quiere decir en resumen que el estrógeno influye en la ovulación, implantación y fertilización.

Si eres muy delgada, es posible que no estés produciendo suficiente estrógeno, y si tienes sobrepeso u obesidad, puedes estar produciendo de más. Ninguna de las dos es una situación favorable. Así que lo primero es tener un peso saludable y un porcentaje de grasa adecuado para tener un ciclo hormonal equilibrado.

Para evaluar si tu peso es saludable, puedes realizar la fórmula de Indice de Masa Corporal en la que divides tu peso en scale-403585_1920kilos entre tu estatura en metros al cuadrados. Si el resultado que obtuviste está entre 19 y 24, tu peso es saludable.

Para conocer tu porcentaje de grasa corporal es necesario ir a una evaluación nutricional. El porcentaje de grasa saludable para una mujer en edad reproductiva es entre 20 y 24%.

Comida que regula la ovulación

Es posible que tu peso y tu porcentaje de grasa estén saludables, pero aún así estés experimentando dificultad para concebir. Por suerte, existen alimentos o hábitos alimentarios que puedan llevarte a ser mamá con un poco de más facilidad (aunque si requiere de algo de esfuerzo y constancia).

La Escuela de Salud Pública de Harvard, publicó un estudio en el cual siguieron a 18,000 mujeres durante 8 años, evaluando su dieta y la influencia de la misma en la facilidad para concebir. Los resultados indican que las mujeres que se alimentaron con una dieta alta en grasas trans, proteína de origen animal y carbohidratos, padecían más frecuentemente de algún desorden ovulatorio. Se concluyó en este estudio que mediante un ajuste de dieta y estilo de vida, la infertilidad por desbalance ovulatorio podría ser prevenido.salad-791891_1920

Si tu ya visitaste a un médico y descubriste que tienes problemas de ovulación estas primeras recomendaciones pueden ayudarte a reducir los problemas y aumentar la posibilidad de concebir:

  1. Intercambia las fuentes protéicas de tu alimentación. Reduce la cantidad de carne de res, cerdo, pollo, lácteos, embutidos y aumenta la proteína de origen vegetal que encuentras en frijoles, habas, lentejas y garbanzos. Si lo haces, el riesgo de infertilidad causado por problemas ovulatorios disminuye en más de un 50%.

  2. Empieza el consumo de vitaminas prenatales. En un estudio, se vi que las mujeres que tomaban suplementos multivitaminicos con hierro y ácido fólico tenían menos infertilidad relacionada a la ovulación.

Construyendo su nidito con mucho amor

Seamos sinceras, todas conocemos mujeres que comen muy mal, tienen pésimos hábitos, no buscan un embarazo y de pronto ahí lo tienen, y al mismo tiempo conocemos muchas mujeres que se cuidan a más no poder, lo desean al máximo y batallan con la infertilidad.

No está muy claro aún cómo es que lo que comemos puede determinar qué tan fácilmente puede una mujer embarazarse. Tiene mucho sentido que debes tener una dieta y hábitos saludables si estás intentando embarazarse. Es muy posible que aumente las posibilidades de que te embaraces y sobretodo y de eso sí estamos seguras es que nutre a tu cuerpo para que esté en el mejor punto y momento más saludable para el momento en el que suceda.

Una alimentación saludable no solo mejora tu probabilidad de embarazarte, pero le da un nidito sano para asegurar el crecimiento y desarrollo de este futuro bebé.

Los pasos a seguir: Elige una recomendación y añade una nueva cada tercer día hasta lograr seguir todas.

  1. Evita el consumo de cereales refinados como arroz, pan, tortilla de harina, cereales de caja, galletitas, pan dulce, y prefiere el consumo de cereales integrales como avena, quinoa, amaranto y tortilla de maíz. Los cereales integrales te proporcionan vitaminas del complejo B, vitamina E y fibra, y los cereales refinados pues… básicamente carbohidratos.

  2. Disminuye tu consumo de postrecitos y antojitos, los postres cámbialos por frutas frescas preparadas de distintas maneras y los antojitos por verduras con limoncito y chile o aceite de olivo, vinagre, sal y pimienta. Las verduras y frutas contienen muchas vitaminas, antioxidantes y fibra, mientas los postres te saturan un poco de azúcares y los antojitos de grasa.
  3. Quita de tu dieta los gorditos y grasas animales pues contienen elevadas cantidades de colesterol y grasas saturadas, prefiere las carnes magras, que tienen proteína, cinc y hierro.

    Consume leche entera y no leche light… Sí, como lo leíste, esta recomendación no está al revés. Reemplaza la leche light y quesos lights que has estado comiendo por los enteros. No es un come lo que quieras, es solamente una sustitución, modérate.

    Nada de que omelette de claras, ahora sí huevo completo. El huevo tiene en la yema una sustancia llamada colina. Este nutrimento reduce los efectos dañinos a nivel genético que podrían resultar en defectos de nacimiento. También ayuda a la función y desarrollo cerebral. La yema de huevo tiene mucha colina, solamente el hígado de res tiene más. Podemos encontrar colina también en mariscos y verduras como la coliflor.

Ojo con lo super saludable, puede no serlo tanto.

  1. De repente se pusieron de moda los superalimentos y concentrados de hierbas. Debes ser extra cuidadosa con los tés y hierbas que tomas. Algunos de ellos, deben ser evitadas pues tienen propiedades abortivas. No te arriesgues. Mantente segura, sólo come lo conocido.

  2. Evita pescados crudos y aquellos con alta concentración de mercurio, pues es un metal pesado que influye no sólo en la fertilidad, sino en el desarrollo neurológico del bebé. Algunos de estos pescados son el cazón, pez sierra, tiburóny caballa.

  3. Bye bye a la cafeína. Evita café, bebidas carbonatadas y estimulantes, tés y chocolate. Todos ellos tienen sustancias estimulantes, si te llegas a embarazar, cruzan la barrera placentaria y pueden ocasionar aborto espontáneo. No bebas más de una taza al día.

Qué más podemos hacer… Sí, PODEMOS. Porque para un embarazo se necesitan dos.

Los problemas de fertilidad pueden no ser por ti, sino por tu pareja. Su peso debe ser también saludable. Puedes evaluarlo a través de la misma fórmula que aplicaste para ti al inicio del artículo. Por otro lado, el porcentaje de grasa corporal saludable para un hombre de edad reproductiva es entre 13 y 18%. Un hombre con sobrepeso u obesidad produce menos espermatozoides y un poco más flojos. Para tener buenos nadadores, su alimentación deberá contener suficiente vitamina C, vitamina E, cinc y ácido fólico. Por otro lado, hábitos como fumar, beber alcohol (sí, también cerveza) y el uso de drogas recreativas reduce la movilidad de los espermatozoides.

Tomen agua, los dos. Si no tomas agua, el líquido cervical no es fluido, así mismo el semen de tu pareja no será lo suficientemente fluido para que sus espermatozoides naden con facilidad y se cansarán más rápido. Vigilen ambos que su orina siempre sea transparente o color amarillo muy tenue.

Finalmente, entrenen juntos, el ejercicio reduce el nivel de estrés, el estrés es de las principales causas de la infertilidad. No necesitan más que 30 minutos diarios de una actividad moderada, para aumentar la posibilidad de tener un bebé.yoga-626341_1280